Principal    Elempira    Valle   Herrera    Reyes    Cabañas    Morazán    Contreras    Rosa
 

 

 

 

 

 

 

 
 



 

 


Elempira
CONOCIDO COMO EL SEÑOR DE LA SIERRA


Cacique lenca, jefe guerrero de Cerquín, quien fue comisionado por el cacique Entepica para que organizara la resistencia a la penetración española, en 1537, teniendo como base de operaciones el peñón de Cerquín, aliándose con el sub-grupo Lenca de los Cares. Logró reunir un ejército de 30,000 soldados, procedentes de 200 pueblos. Su ejemplo sirvió para que otros grupos aborígenes se alzaran también en armas en el Valle de Comayagua. Los intentos hispanos por derrotarlo, dirigidos por Francisco de Montejo y su lugarteniente Alonso de Cáceres, resultaron infructuosos. La versión de la forma en que, finalmente, lograron vencer a Lempira, durante muchos años fue producto de una investigación basada en la obra del Cronista Antonio de Herrera y Tordesillas en su "Historia general de los hechos de los Castellanos en las islas, tierra firme del Mar Océano", quien afirmó que Lempira murió a traición, mientras hablaba con dos emisarios enviados por Montejo, asesinado por un arcabucero montado en las grupa de un caballo. La verdad histyórica, sin embargo, fue producto del descubrimiento de la Probanza de Méritos de Rodrígo Ruiz, quien afirma en ese documento haber dado muerte a Lempira en combate cuerpo a cuerpo, cortándole la cabeza como prueba fehaciente.

 

 Esta pieza documental fue localizada en el Archivo de Indias, en Sevilla, por el historiador nacional Mario Felipe Martínez Castillo, y había sido escrita en México en 1558. Con base en su contenido, el Dr. Martínez Castillo concluye: "el levantamiento de Cerquín fue totalmente cierto… el Capitán indígena que lideraba a los pueblos de la provincia de Cerquín se llamaba Elempira". Con la muerte de Lempira se consolidó el dominio territorial español sobre la región central y occidental de Honduras y se fundaron nuevos poblados, entre ellos Gracias, en 1539. Fernando Cruz sostiene que: "En Honduras se ha tomado acertadamente a Lempira, un lenca, como símbolo de la nacionalidad. Por falta de investigación histórica y de divulgación de lo que ya se ha investigado, su figura parece abstracta y etérea, a veces revestida de falsos ropajes en otras ocasiones…". Filánder Díaz Chávez lo ha llamado: "guerrero de la dignidad nacional".  Para Roberto Zapata, Lempira "es el pilar de la nacionalidad, porque fue él quien inició las luchas por la libertad y la defensa de Honduras". Sobre el significado del nombre Lempira, Jorge Larde y Larín sostiene que en la lengua lenca, lempa quiere decir "señor" (título de alta dignidad o jerarquía); y era, "cerro o sierra". Uniendo ambos vocablos resulta Lempaera, y haciedo la ligación correspondiente Lempira…Lempira, pues, era indio de pura raza lenca o potona, y tal nombre significa "Señor de la Sierra".Lo cierto es que en el documento referenciado, se nombra a un tal Elempira, por lo que tampoco puede considerarse que el nombre haya sido falso. A continuación, ponemos a disposición la versión de Herrera y Tordesillas sobre la muerte de Lempira:


"El Adelantado Montejo, en viéndose pacifico Gobernador de Honduras, quitó los repartimientos a cuantos los tenían por don Pedro de Álvarado, como se dijo, y echó de la tierra todos los indios, que voluntariamente fueron de Guatemala, y trató de pacificar los pueblos que aun no estaban seguros e usó mucha diligencia, e industria como persona de prudencia; y cuando pensó, que toda la tierra estaba con quietud, de que mostraba mucha gloria, como lo había escrito al Vicerrey don Antonio de Mendoza, se levantó un valiente indio en una provincia llamada Cerquín, en los términos de la ciudad de Gracias a Dios, puesta entre Sierras dificultosa para ser conquistada. Este indio, llamado Lempira, que significa señor de la sierra, convocó a todos los señores de la comarca, con los cuales, y los naturales juntó 30,000 hombres; persuadióles el cobrar libertad, siendo cosa vergonzosa que tantos y tan valerosos hombres, en su propia tierra se viesen en la miserable servidumbre de tan pocos extranjeros; ofreció de ser su capitán, y ponerse a los mayores peligros; aseguró, que si estaban unidos sería cierta la victoria para ellos, y prometiendo de seguirle, unos por voluntad y otros por temor, se comenzó la guerra, y mataron algunos castellanos que hallaron descuidados por la tierra. El Adelantado Montejo, sabido del levantamiento, envió desde Gracias a Dios al Capitán Cáceres con algunos soldados castellanos para que pusiese a Lempira en obediencia, el cual ya había mandado fortalecer un peñón muy nombrado que le llamaban Cerquín, y desde allí se defendía con daño de los castellanos, que padeciendo en el sitio, que duró seis meses, grandes trabajos, por haber invernado en campaña, pudiera ser que no acabaran tan fácilmente la jornada, si no sucediera la muerte de Lempira, la cual sucedió de esta manera:"

"Había muchos principales que le seguían en esta guerra, unos contra su voluntad, porque no los tuviesen por cobardes, otros por respeto que tenían a Lempira; y otros hubo que le dijeron que dejase aquella guerra, y tomase por amigos a los castellanos, pues a cabo había de perder; pero el era tan animoso que jamás mostró flaqueza, ni quiso dar oídos a los medios de paz que los castellanos le ofrecían, antes los tenia en tan poco, que desde su fuerte los decía muchas injurias. Visto su mucho atrevimiento, y que no se hallaba modo para aprovecharse de él, el capitán Cáceres ordenó que un soldado se pusiese a caballo, tan cerca, que un arcabuz le pudiese alcanzar de puntería, y que este le hablase, amonestándole, que admitiese la amistad que se le ofrecía; y que otro soldado, estando a las ancas, con el arcabuz le tirase; y ordenando de esta manera, el soldado trabó su plática, y dijo sus consejos y persuasiones, y el cacique le respondía, que la guerra no había de cansar a los soldados ni espantarlos, y que el que mas pudiese vencería; y diciendo otras palabras arrogantes, mas que de indio, el soldado de las ancas le apuntó cuando vio la ocasión, y le dio en la frente, sin que le valiese un morrión, que a su usanza tenía, muy galano y empenechado; cayó Lempira rodando por la sierra abajo, armado de aquellos sayos o corceletes de algodón, basteados, muy provechosos para la guerra de indios, que usan los castellanos. Con esta muerte de Lempira, que el día antes anduvo muy triste, se levantó gran alboroto y confusión entre los indios, porque muchos huyendo se despeñaron por aquellas sierras, y otros luego se rindieron".



"Mucho antes que los castellanos llegaran aquellas partes de Gracias a Dios (actual Gracias, Departamento de Lempira), los indios tuvieron noticias de ellos, y no por eso dejaban las pasiones y guerras; porque en particular, los de Cerquín tenían por imposible, que se pudiese llegar a donde estaban, por la multitud dellos, y porque primero abrían de pasar por muchas tierra, y vencer muchas gentes, y en especial a los Cares y Potones, aunque entre ellos había guerra cruel, en la cual tenía Lempira tanta fama de valiente, que afirmaron, que en una batalla mató 120 hombres de su mano: y certificaron indios viejos que se tenía por cierto, que Lempira estaba hechizado, o como dice el vulgo encantado; porque en infinitas batallas en que se halló jamás fue herido, ni le pudieron flechar. Era de mediana estatura, espaldudo, y de gruesos miembros, bravo y valiente, y de buena razón, nunca tuvo más que dos mujeres y murió de 38 a 40 años. Y los indios tenían por cierta la opinión, que si no muriera Lempira, Cerquín no se ganara tan presto; para esta guerra se pacificó y confederó con los Cares sus enemigos: juntó los hombres de más de 200 pueblos, y de señores, y caballeros conocidos tenía mas de 2000. Su congregación fue en la Sierra de las Neblinas, en su lenguaje Piraera; adonde estaba una gran pueblación, cuyo Señor era Entepica, que en muriendo este, se dividió en muchos pueblos. Aquí se concertó la guerra, y nombraron por general a Lempira, el cual muchas veces acometió a los Castellanos, a los indios mexicanos y guatemalecas, que andaban con ellos, en los cuales hacia mucho daño, y los suyos le recibían; pero como eran tantos, no lo echaban de ver; Alonso de Cáceres le envió una embajada rogándole, que aceptase la paz, y obedeciese al Rey de Castilla, prometiendo de tratarle bien: fue la respuesta matar a los mensajeros, porque no quería conocer otro señor, ni saber otra ley, ni tener otras costumbres de las que tenia; y cuando no se acertara la suerte de haverle muerto, como se ha dicho, con él se pasara muy gran trabajo".

Tomado de: "Historia General de los hechos de los Castellanos en las Islas y Tierra firme del Mar Océano", (Madrid, 1601), 4 tomos, de Antonio de Herrera y Tordesillas, nombrado primer historiador de las Indias por el Rey Felipe II.

 

©2009 Zeyfer Sistemas de Información Cultural