Inicio        Símbolos Nacionales       Héroes y Próceres     InvesTIGO         Arte        Contactos
 

 

 

 

 
 
 
 

 

 
 
 
 



 

 

RESISTENCIA INDÍGENA:

LEMPIRA Y OTROS.

 

 

Si bien es cierto el nombre del cacique lenca Elempira es el único que ha transgredido a nuestra cultura general, no es el único registrado en los anales de nuestra historia. Pizacura, fue el jefe de la resistencia indígena contra las huestes de Hernán Cortés, cuando este realizó su expedición a las Honduras. Habiendo llegado Cortés a Trujillo, se dedicó a pacificar la zona, en donde sólo los pobladores de las provincias de Chapagua y Papayeca aplicaron diferentes formas de resistencia: retirarse a las montañas en una primera fase y el combate posterior. Los chapagua se adscribieron pronto a la dominación española, pero los papayecas continuaron manifestando su hostilidad lidereados por Pizacura quién fue capturado; Mazatl asumiendo el cargo de jefe se negó a rendirse y fue capturado y ejecutado por las tropas españolas. Aunque Pizacura recobró su libertad, su pueblo no corrió tal suerte ya que fueron vencidos y esclavizados.En 1526, conquistadores al mando de Diego de Salcedo incursionaron en Ulancho el Viejo en busca de las huestes del cacique Benito, Señor de Silca. También corrió la suerte de sus compañeros al ser capturado, murió al ser lanzado a una jauría que le dio muerte. Pese a ello, la conquista fue detenida temporalmente en esta parte del país.

1530 fue el año de Copán Galel. Tropas de Hernando de Chávez se enfrentaron a los chortí al mando del jefe supremo Copán Galel y les obligaron a replegarse hasta el actual departamento de Ocotepeque en una resistencia que sólo prolongaría el anunciado final. Cinco años más tarde Francisco de Montejo por entonces Gobernador de la Provincia de Higueras y Cabo de Honduras, envió al capitán Alonso de Cáceres a pacificar a los lencas que mantenían una fuerte resistencia en la zona centro occidental de Honduras. Llegado a fines de 1536, Cáceres emprendió una tenaz lucha que controló la mayoría de las rebeliones exceptuando la del cacique Elempira quién operaba en Cerquín con más de dos mil hombres. De acuerdo a la probanza de méritos de Rodrigo Ruiz, el bravo jefe fue derrotado en lucha cuerpo a cuerpo, pese a ello la rebelión continuó hasta el año de 1539 en que se dio por pacificada la zona.

La versión tradicional sale de unos escritos del cronista español Antonio de Herrera y Tordesillas, de 1626. Pero Martínez y Argueta afirman que del siglo XVII, hasta la mitad del XIX nadie escribió sobre Lempira como el cacique defensor del territorio hondureño, sino hasta que “José Milla y Vidaurre, que era un gran poeta, un gran escritor, un gran novelista, en Guatemala escribió toda esa historia de Lempira (basada en lo escrito por Herrera) y aquí la agarraron como texto histórico, por lo que esa es la versión que le enseñan a uno”, afirmaba Mario Felipe  Martínez.

Argueta expresó que por este poema épico los criollos y mestizos supieron de la existencia del personaje de origen lenca llamado Lempira, y Rómulo E. Durón fue de los primeros historiadores que investigó sobre él “y su fuente principal para redescubrirlo fue la Historia de las Indias escrita por el cronista español Herrera”.

Durante muchos años, la existencia de Lempira fue objetada en vista de lo inverosímil que se narraba su muerte, sin embargo la vista del documento encontrado por el Dr. Mario Felipe Martínez Castillo, nos permite conocer la verdad histórica de los sucesos que acaecieron en aquellos días. No se trata de que existan dos versiones sobre la muerte de Lempira: se trata de que se ha esclarecido un mito histórico y la verdad ha salido a la luz, tal como ocurrió y no, como nos la inventaron.

Elempira fue un hombre lenca, jefe guerrero de Cerquín, quien fue comisionado por el cacique Entepica para que organizara la resistencia a la penetración española, en 1537, teniendo como base de operaciones el peñón de Cerquín, aliándose con el sub-grupo Lenca de los Cares. Según las crónicas españolas, logró reunir un ejército de 30,000 soldados, procedentes de 200 pueblos. Su ejemplo sirvió para que otros grupos aborígenes se alzaran también en armas en el Valle de Comayagua. Los intentos hispanos por derrotarlo, dirigidos por Francisco de Montejo y su lugarteniente Alonso de Cáceres, resultaron infructuosos.

Cerro Coyocutena

La versión de la forma en que, finalmente, lograron vencer a Lempira, durante muchos años fue producto de una investigación basada en la obra del Cronista Antonio de Herrera y Tordesillas en su "Historia general de los hechos de los Castellanos en las islas, tierra firme del Mar Océano", también conocida como “Décadas” por ser diez tomos  publicada en Madrid entre 1601 y 1615 en las imprentas de Juan Flamenco y Juan de la Cuesta en cuatro volúmenes, Herrera afirmó que Lempira murió a traición, mientras hablaba con dos emisarios enviados por Montejo, asesinado por un arcabucero montado en las grupa de un caballo. Pero esta versión generaba más preguntas que respuestas. Durante muchos siglos nadie se acordó de Lempira, aparece por primera vez en la “Historia de Centroamérica” de Pepe Milla quién tomó como fuente la obra de Herrera y Tordesillas; posteriormente, los historiadores hondureños del siglo XIX y XX copian literalmente el texto y así se genera la versión generacional que todos conocimos en algún momento sobre la muerte de Lempira: la traición.

La verdad histórica, sin embargo, fue producto del descubrimiento de la Probanza de Méritos de Rodrigo Ruiz, quien afirma en ese documento haber dado muerte a Lempira en combate cuerpo a cuerpo, cortándole la cabeza como prueba fehaciente. Las Probanzas de Méritos eran documentos legales en donde un participante de la invasión española solicitaba al rey cumpliera su palabra y en función de los méritos de batalla le diera tierra e indios para que se la cultivasen. Ello implicaba no sólo la declaratoria del demandante, sino también de cuantos testigos pudieran incluirse para dar veracidad a la misma; también debían incluirse cartas de veracidad de los oficiales bajo cuyo mando estuvo el demandante y de autoridades del momento que pudieran dar fé del hecho relatado. Así, Don Rodrigo Ruiz mediante notario, presentó su probanza de méritos con más de veinte testigos en un expediente que contiene un gran volumen de páginas.

Esta pieza documental fue localizada por el historiador nacional Mario Felipe Martínez Castillo, y había sido escrita en México en 1558; está catalogada en Patronato Regio Legajo No. 69, Ramo No. 5  en el Archivo de Indias, en Sevilla y consta de 90 folios (páginas). En él, Don Rodrigo narra los eventos que condujeron a que su patrulla enfrentara las huestes de Elempira y como le mató:

“…Si saben que viendo yo el dicho Rodrigo Ruiz lo que se hacia y estavamos en gran peligro todos los españoles pues era publico que venían todos los naturales de la provincia a darnos guerra y que no podía ser menos que al salirnos del dicho Real para nos volver al asiento de Ciguatepeque como estaba mandado nos havían de matar e tomar vivo algún español por estar como estavamos muchos dellos heridos e malos que no podían pelear, yo el dicho Rodrigo Ruiz como celoso el servicio de su Magestad poniendo en gran peligro mi persona por evitar tanto mal como se esperaba procure entrar en el dicho escuadron de los enemigos con mi espada y rodela y fui a la parte y lugar do estaba animando a su gente el dicho capitan llamado Elempira el que traia vestida y las armas de los españoles que avia muerto y peleando con el le mate y córtele la cabeca la cual por traerla al dicho general recibi muchas heridas ansi en la cabeca como en el rostro con todo lo cual la saque en las manos y nunca la dexe aunque venia peleando y herido de peligrosas heridas de las cuales llegue a un punto de muerte y la cabeca le di al general en sus manos digan lo que saben e vieren para el juramento que tienen hecho y si esto paso ansi en verdad…”(se respeta la ortografía del documento original).

Con base en su contenido, el Dr. Martínez Castillo concluye: "el levantamiento de Cerquín fue totalmente cierto… el Capitán indígena que lideraba a los pueblos de la provincia de Cerquín se llamaba Elempira". Con la muerte de Lempira se consolidó el dominio territorial español sobre la región central y occidental de Honduras y se fundaron nuevos poblados, entre ellos Gracias, en 1539. Fernando Cruz sostiene que: "En Honduras se ha tomado acertadamente a Lempira, un lenca, como símbolo de la nacionalidad. Por falta de investigación histórica y de divulgación de lo que ya se ha investigado, su figura parece abstracta y etérea, a veces revestida de falsos ropajes en otras ocasiones…". Filánder Díaz Chávez lo ha llamado: "guerrero de la dignidad nacional".  Para Roberto Zapata, Lempira "es el pilar de la nacionalidad, porque fue él quien inició las luchas por la libertad y la defensa de Honduras". Sobre el significado del nombre Lempira, Jorge Larde y Larín sostiene que en la lengua lenca, lempa quiere decir "señor" (título de alta dignidad o jerarquía); y era, "cerro o sierra". Uniendo ambos vocablos resulta Lempaera, y haciendo la ligación correspondiente Lempira…Lempira, pues, era indio de pura raza lenca o potona, y tal nombre significa "Señor de la Sierra".Lo cierto es que en el documento referenciado, se nombra a un tal Elempira, por lo que tampoco puede considerarse que el nombre haya sido falso.  (Martínez Castillo, Mario Felipe, Los últimos días de Lempira y otros documentos, Ediciones Nueva Universidad, 1ª. Edición, 1987).

A continuación, ponemos a disposición la versión de Herrera y Tordesillas sobre la muerte de Lempira:

El Adelantado Montejo, en viéndose pacifico Gobernador de Honduras, quitó los repartimientos a cuantos los tenían por don Pedro de Álvarado, como se dijo, y echó de la tierra todos los indios, que voluntariamente fueron de Guatemala, y trató de pacificar los pueblos que aun no estaban seguros e usó mucha diligencia, e industria como persona de prudencia; y cuando pensó, que toda la tierra estaba con quietud, de que mostraba mucha gloria, como lo había escrito al Vicerrey don Antonio de Mendoza, se levantó un valiente indio en una provincia llamada Cerquín, en los términos de la ciudad de Gracias a Dios, puesta entre Sierras dificultosa para ser conquistada. Este indio, llamado Lempira, que significa señor de la sierra, convocó a todos los señores de la comarca, con los cuales, y los naturales juntó 30,000 hombres; persuadióles el cobrar libertad, siendo cosa vergonzosa que tantos y tan valerosos hombres, en su propia tierra se viesen en la miserable servidumbre de tan pocos extranjeros; ofreció de ser su capitán, y ponerse a los mayores peligros; aseguró, que si estaban unidos sería cierta la victoria para ellos, y prometiendo de seguirle, unos por voluntad y otros por temor, se comenzó la guerra, y mataron algunos castellanos que hallaron descuidados por la tierra. El Adelantado Montejo, sabido del levantamiento, envió desde Gracias a Dios al Capitán Cáceres con algunos soldados castellanos para que pusiese a Lempira en obediencia, el cual ya había mandado fortalecer un peñón muy nombrado que le llamaban Cerquín, y desde allí se defendía con daño de los castellanos, que padeciendo en el sitio, que duró seis meses, grandes trabajos, por haber invernado en campaña, pudiera ser que no acabaran tan fácilmente la jornada, si no sucediera la muerte de Lempira, la cual sucedió de esta manera:"

"Había muchos principales que le seguían en esta guerra, unos contra su voluntad, porque no los tuviesen por cobardes, otros por respeto que tenían a Lempira; y otros hubo que le dijeron que dejase aquella guerra, y tomase por amigos a los castellanos, pues a cabo había de perder; pero el era tan animoso que jamás mostró flaqueza, ni quiso dar oídos a los medios de paz que los castellanos le ofrecían, antes los tenia en tan poco, que desde su fuerte los decía muchas injurias. Visto su mucho atrevimiento, y que no se hallaba modo para aprovecharse de él, el capitán Cáceres ordenó que un soldado se pusiese a caballo, tan cerca, que un arcabuz le pudiese alcanzar de puntería, y que este le hablase, amonestándole, que admitiese la amistad que se le ofrecía; y que otro soldado, estando a las ancas, con el arcabuz le tirase; y ordenando de esta manera, el soldado trabó su plática, y dijo sus consejos y persuasiones, y el cacique le respondía, que la guerra no había de cansar a los soldados ni espantarlos, y que el que mas pudiese vencería; y diciendo otras palabras arrogantes, mas que de indio, el soldado de las ancas le apuntó cuando vio la ocasión, y le dio en la frente, sin que le valiese un morrión, que a su usanza tenía, muy galano y empenechado; cayó Lempira rodando por la sierra abajo, armado de aquellos sayos o corceletes de algodón, basteados, muy provechosos para la guerra de indios, que usan los castellanos. Con esta muerte de Lempira, que el día antes anduvo muy triste, se levantó gran alboroto y confusión entre los indios, porque muchos huyendo se despeñaron por aquellas sierras, y otros luego se rindieron".

"Mucho antes que los castellanos llegaran aquellas partes de Gracias a Dios, los indios tuvieron noticias de ellos, y no por eso dejaban las pasiones y guerras; porque en particular, los de Cerquín tenían por imposible, que se pudiese llegar a donde estaban, por la multitud dellos, y porque primero abrían de pasar por muchas tierra, y vencer muchas gentes, y en especial a los Cares y Potones, aunque entre ellos había guerra cruel, en la cual tenía Lempira tanta fama de valiente, que afirmaron, que en una batalla mató 120 hombres de su mano: y certificaron indios viejos que se tenía por cierto, que Lempira estaba hechizado, o como dice el vulgo encantado; porque en infinitas batallas en que se halló jamás fue herido, ni le pudieron flechar. Era de mediana estatura, espaldudo, y de gruesos miembros, bravo y valiente, y de buena razón, nunca tuvo más que dos mujeres y murió de 38 a 40 años. Y los indios tenían por cierta la opinión, que si no muriera Lempira, Cerquín no se ganara tan presto; para esta guerra se pacificó y confederó con los Cares sus enemigos: juntó los hombres de más de 200 pueblos, y de señores, y caballeros conocidos tenía mas de 2000. Su congregación fue en la Sierra de las Neblinas, en su lenguaje Piraera; adonde estaba una gran pueblación, cuyo Señor era Entepica, que en muriendo este, se dividió en muchos pueblos. Aquí se concertó la guerra, y nombraron por general a Lempira, el cual muchas veces acometió a los Castellanos, a los indios mexicanos y guatemalecas, que andaban con ellos, en los cuales hacia mucho daño, y los suyos le recibían; pero como eran tantos, no lo echaban de ver; Alonso de Cáceres le envió una embajada rogándole, que aceptase la paz, y obedeciese al Rey de Castilla, prometiendo de tratarle bien: fue la respuesta matar a los mensajeros, porque no quería conocer otro señor, ni saber otra ley, ni tener otras costumbres de las que tenia; y cuando no se acertara la suerte de haverle muerto, como se ha dicho, con él se pasara muy gran trabajo". Tomado de: "Historia General de los hechos de los Castellanos en las Islas y Tierra firme del Mar Océano", (Madrid, 1601), 4 tomos, de Antonio de Herrera y Tordesillas, nombrado primer historiador de las Indias por el Rey Felipe II.

La duda sobre este documento es la siguiente: ¿Cómo podían mantenerse 30,000 indios en la montaña?¿Que comían?¿Como supieron que la bandera blanca significaba paz? Si habían indios obligadamente debieron estar en el campamento mujeres y niños..¿De que iba a vivir toda esa gente?¿Como es posible que un arcabuz con potencia de tiro horizontal de 20 varas lograra disparar a mas de 200 metros diagonalmente vertical?¿En que idioma hablaron para entenderse? Más pareciera que esta crónica está encaminada a hacer ver más heroica la gesta española que la indígena, cosa que sería lógica si el que pagaba por la misma, era el Rey de España.

La probanza de Don Rodrigo Ruiz claramente establece una muerte que no deja lugar a dudas, y sobretodo presenta datos más fidedignos que la de Herrera y Tordesillas.

Imágenes de Torturas hechas por españoles a indios
Dibujadas por Theodore DeBry para el informe de Fray Bartolomé de las Casas al Rey

 

 

LOS MITOS DEL CACIQUE LEMPIRA

Fuente : http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Vida/Los-mitos-y-realidades-detras-del-cacique-Lempira#panel1-4

“Invencible, soberbio, grandioso, de alma audaz y de cuerpo de acero; para herir al temible guerrero fue precisa la odiosa traición...”. Así dice la segunda estrofa el himno a Lempira.

Pero, habría que preguntarse si Lempira murió a traición, si reunió un ejército de 30,000 hombres e, incluso, si realmente era un cacique.
No podemos dejar totalmente de lado las dos versiones en torno a la figura de Lempira, es por ello que nos abocamos a dos historiadores: Mario Argueta y Mario Felipe Martínez.

Las versiones

La versión tradicional sale de unos escritos del cronista español Antonio de Herrera y Tordesillas, de 1626. Pero Martínez y Argueta afirman que del siglo XVII, hasta la mitad del XIX nadie escribió sobre Lempira como el cacique defensor del territorio hondureño, sino hasta que “José Milla y Vidaurre, que era un gran poeta, un gran escritor, un gran novelista, en Guatemala escribió toda esa historia de Lempira (basada en lo escrito por Herrera) y aquí la agarraron como texto histórico, por lo que esa es la versión que le enseñan a uno”, dijo Martínez.

Argueta expresó que por este poema épico los criollos y mestizos supieron de la existencia del personaje de origen lenca llamado Lempira, y Rómulo E. Durón fue de los primeros historiadores que investigó sobre él “y su fuente principal para redescubrirlo fue la Historia de las Indias escrita por el cronista español Herrera”.

La segunda versión se desprende de lo investigado por el historiador Mario Felipe Martínez en el Archivo de Indias, de Sevilla, España, quien por espacio de diez años, entre 1970 y 1980 estuvo buscando documentos sobre la historia de Honduras y Lempira, y fue ahí donde encontró la probanza de méritos del español Rodrigo Ruiz, quien hace mención de un capitán llamado Elempira, con quien peleó cuerpo a cuerpo. Todo esto el historiador lo registró en su libro “Los últimos días de Lempira”. He aquí las dos versiones contrapuestas.

Mitos y realidades sobre la historia de Lempira

En la escuela nos enseñaron que Lempira era un cacique. Martínez apuntó que esto es falso, ya que era un soldado común y corriente a quien por ser joven y fuerte los jefes ancianos “lo nombraron jefe de batallón”. Esto el historiador lo sustenta con la probanza de méritos de Rodrigo Ruiz, quien lo menciona como “indio capitán”, a lo que Martínez agregó que el español no pudo equivocarse en llamarlo de esta manera, ya que él español estuvo con Hernán Cortés en México, así como en las peleas que hubo con Cuauhtémoc y Moctezuma, luego lo mandaron con don

Pedro de Alvarado a la conquista de Guatemala y posteriormente bajar a Honduras, “estando Ruiz en tantos lugares y habiendo tenido contacto con reyes y todas las demás jerarquías, ¿no iba a saber quién era cacique y quién era un simple indio?”.

Además, el historiador agregó que don Pedro de Alvarado registra que “el más grande señor de estas tierras es el cacique Sicumba, que domina todo el Valle de Sula”, y de igual forma mencionó a otros caciques que los españoles registran.

Otra de las enseñanzas escolares sobre Lempira, es que reunió un ejército de 30,000 hombres, con quienes luchó en contra de los españoles durante seis meses.

Respecto a esto el historiador dijo tajantemente que “ni Honduras ni Centroamérica pueden organizar un ejército así”, y agregó que de haber sido cierto esta sería una zona arqueológica inmensamente rica, “porque hubieran restos de comales, de piedras de moler, restos de todo lo que se necesita para poder hacer todo ese tipo de ayuda para un ejército”.

 Y en su libro “Los últimos días de Lempira”, cita lo escrito por Ruiz, quien registró sobre los indígenas que se resistían con Lempira lo siguiente: “copia de dos mil hombres con mano armada nos dieron una guazábara, en la cual nos mataron a Francisco de Mesa y a Juan Gasparín y salimos de dicha guazábara muchos heridos”. Por lo que el ejército de Lempira no era de 30,000 hombres, por esta y la anterior razón.

También los libros escolares registran que después de luchar durante seis meses, los españoles se valieron de la traición para matar a Lempira.

Martínez manifestó en relación a esto tres razones por lo que esto es falso: La primera es que si hubieran peleado por seis meses, ¿cómo no se iban a dar cuenta los indios que en el mismo caballo iban dos hombres, y que uno de ellos iba oculto en la parte de atrás?

La segunda es que el Congolón, donde estaba Lempira cuando llegaron los emisarios españoles mide más de 150 metros, y un arcabuz de aquella época tiene un disparo de corto alcance: 50 metros.

La tercera razón es que en su probanza de méritos Rodrigo Ruiz registró que “yo el dicho Rodrigo Ruiz como celoso del servicio de su Majestad poniendo en gran peligro mi persona por evitar tanto mal como se esperaba, procuré entrar en dicho escuadrón de los enemigos con mi espada y rodela y fui a la parte y lugar donde estaba animando a su gente el dicho capitán llamado Elempira, el que traía vestida y las armas de los españoles que había muerto, y peleando con él le maté y cortele la cabeza, la cual por traerla al dicho general recibí muchas heridas así en la cabeza, como en el rostro, con todo lo cual la saqué en las manos y nunca la dejé, aunque venía herido de peligrosas heridas de las cuales llegué a punto de muerte, y la cabeza di al general en sus manos”, tal y como lo relató Ruiz en su probanza de méritos, sobre el enfrentamiento que tuvo con Lempira.

Ruiz también escribió sobre Lempira que alborotaba a los pueblos de la provincia, y sacó de los sepulcros a Gasparín y a Mesa, les quitó sus vestiduras para ponérselas él y luego los colgó de unos pinos.

Otro punto que se pone en duda es que Alonso de Cáceres ordenó que Lempira fuera muerto a traición. Martínez registró que cuando sucedió la muerte del indígena, Alonso de Cáceres estaba pacificando el valle de Comayagua, basado en la probanza de Ruiz.
Y una de las creencias más sobresalientes es que Lempira defendió la soberanía nacional, por eso debe ser llamado héroe.

Por su parte, el historiador Mario Argueta dijo que “para el siglo XVI no había una unidad geográfica, habían distintas regiones pobladas por diferentes etnias, y Lempira defendía su hogar, sus tierras ubicadas en el sur oeste hondureño”. El historiador Mario Martínez es del pensar que

“Lempira no defendió la soberanía nacional, defendió su pedacito de tierra, Honduras no existía, existía el país de las Hibueras, el país de Naco, el país de Sula, el país de Olancho, eran un montón de pequeños cacicazgos que generalmente eran enemigos los unos de los otros”.

Lempira, héroe nacional

Argueta considera que “Lempira tiene todos los méritos para que sea visto, respetado y estudiado como el primer héroe hondureño y como el primer defensor de la soberanía nacional”.

No obstante, Martínez expresó que “héroe no, el héroe debería de ser Sicumba (cacique del Valle de Sula), o Toreba (cacique que vivió en la zona de Trujillo) que fueron los que sí me mencionan los españoles y que se enfrentaron a ellos y les causaron muchas bajas, porque, por ejemplo el cacique Benito en Olancho les mató 15 caballos, 15 caballos era como destruir hoy 15 tanques de guerra, y que les causó muchísimo daño y, entonces a ellos no los toman en cuenta para nada”, y agregó que ellos sí eran mencionados en la época de la colonia.

No cabe duda que Lempira era un hombre aguerrido, pero la historia novelesca que se cuenta sobre su muerte, debería verse a la luz de las investigaciones de Martínez, quien sustenta esta nueva versión en los documentos de Ruiz, que datan de 1558, y que están en el Archivo de Indias, en España.

Algunos centros educativos enseñan las dos versiones, aunque en otros se guarda con celo la tradicional, a pesar de que muchos maestros conocen la actual.

 

 

 

©2006 Zeyfer Sistemas de Información Cultural