Inicio        Símbolos Nacionales       Héroes y Próceres     InvesTIGO         Arte        Contactos
 

 

 

 

 

 

 
 

 

 
 
 
 



 

 

Sindicalismo

DATOS DE LA HISTORIA DEL MOVIMIENTO OBRERO.

En San Juancito, cerca de Tegucigalpa, se constituyó la Sociedad de Mineros "El Porvenir", el 12 de enero de 1900 y trabajadores de la Rosario Mining Company
la Sociedad de Artesanos ¨ El Progreso" en Tegucigalpa en 1911.

Participación en el Primer Centenario del Grito de Independencia, San Salvador, 5 de noviembre de 1911. El obrero hondureño Víctor Carías fue electo Secretario del Congreso.

Huelga de 1916 en las instalaciones de la compañía Cuyamel Fruit Company en la que se logró movilizar a unos 600 huelguistas por problemas de pagos en moneda extranjera.

En las plantaciones de la Vaccaro Brothers Company, los trabajadores fueron a la huelga en 1920, en la ciudad de La Ceiba, por lograr aumentos salariales.

Durante el período de1920 a 1930, se organizaron varias agrupaciones sindicales de carácter mutual sobre una base artesanal. Se destacaron las siguientes organizaciones:

-En Tegucigalpa: Sindicato de Oficios Varios "Redención", Sindicato de Tipógrafos
"Juan Gutemberg" y Sindicatos de barberos, carpinteros, zapateros, sastres y
choferes" y la Sociedad "La Fraternidad".

-En San Pedro Sula: Sociedad "La Fraternidad", Sindicato de Zapateros, Sociedad
"Alianza Tipográfica", Sindicato de Albañiles y Trabajadores de la Aguja.

-En La Ceiba: "Unión Ferrocarrilera de La Ceiba", Sociedad "El Porvenir de los
Obreros" y Sindicato de Trabajadores del Tabaco.

-En Tela: Sociedad "FIAT", Sindicato de Ferrocarrileros y Trabajadores del Muelle.

-En Puerto Castilla: Sindicato de Ferrocarrileros.

-En Juticalpa: Sociedad "Vida Obrera".

-En Olanchito: Sociedad "El Esfuerzo".

-En El Progreso: Sindicato de Tipógrafos, de zapateros y choferes.

Varias de estas organizaciones fueron de carácter artesanal y mutualista, animadas por el propósito de proveer cierta seguridad a sus miembros sobre la base del ahorro y la ayuda mutua; seguridad contra los riesgos del desempleo, de la enfermedad y para proveer a los parientes de los miembros fallecidos algún tipo de ayuda económica y desarrollar actividades de carácter higiénico y educativas. A estas organizaciones, habría que agregar otras de reconocido carácter mutualista, como La Sociedad "Augusto Bressani" en Tegucigalpa, la Sociedad e Artesanos "El Progreso" de La Ceiba y la Sociedad Obrera Copaneca en Santa Rosa de Copán.

En 1922, Tegucigalpa es la sede de la Confederación Obrera Centroamericana y se organizó la Federación Obrera Hondureña (FOH).

En 1925, se creó la Liga Sindical del Norte para apoyar a los obreros de las compañías bananeras en las huelgas de 1925. Tuvieron su origen en el ingenio azucarero de La Lima, propiedad de la Cuyamel Fruit Company, en marzo de 1925 y se extendió a varios puntos de la Costa Norte. Se realizaron varias huelgas en 1930, especialmente localizadas en las instalaciones de la Standard Fruit Company, en La Ceiba.

El 3 de enero de 1932, los trabajadores del muelle de Tela se declararon en huelga ante la decisión unilateral de la Tela Rail Road Company de rebajar los salarios.

El primero de mayo de 1930, la FOH celebró un Congreso en la ciudad de Tela y, producto de los conflictos internos en la organización, se constituyó la Federación Sindical Hondureña. Destacaron, entre sus dirigentes, el santabarbarense Juan Pablo Wainwright y el olanchano Manuel Cálix Herrera.

Durante la administración del Presidente Vicente Mejía Colindres (1929-1932) se presentó en el Congreso un proyecto de Código de Trabajo que reconocía a los trabajadores, entre otras cosas, el derecho a la organización en sociedades para la defensa de sus intereses y el derecho a huelga. El proyecto fue rechazado por el Poder Legislativo.

Durante el régimen del Presidente Tiburcio Carías (1933-1948), el movimiento obrero perdió toda forma de manifestación debido a la política represiva del gobierno.

El ascenso del Presidente Juan Manuel Gálvez (1949-1954), con una política modernizadora, de apertura y desarrollista, promovió la creación de la Dirección de Trabajo y Previsión Social e Inspectorías de Trabajo. Los trabajadores de las compañías bananeras reiniciaron su labor organizativa.

LA HUELGA OBRERA: 30 abril al 8 de julio de 1954.

La unidad administrativa de la Tela Railroad Company, subsidiaria en Honduras de la United Fruit Company, hoy Chiquita Brands, se opuso a pagarles a los trabajadores muelleros del Puerto de Tela el doble del salario por concepto de trabajo en días festivos. Desde el 4 de marzo de 1949, se había establecido obligatoriamente el pago doble por días festivos (feriados). Eso provoco el descontento en las instalaciones de la Tela y Puerto Cortés. Los trabajadores paralizaron las actividades y anunciaron una huelga. Constituyeron el Comité de huelga y prepararon el pliego de peticiones. Al conocer la intransigencia de la compañía, varios departamentos se sumaron a la paralización de actividades. En lugares como El Progreso y Bataan la organización de los trabajadores estaba en ascenso. El 30 de abril se convocó a una celebración para el primero de mayo. La presencia multitudinaria de los trabajadores y el respaldo de la población fue el detonante para declarar una huelga general en todas las instalaciones de la compañía Tela Railroad. El 3 y 4 de mayo, los trabajadores habían paralizado las actividades y se amplió el movimiento huelguístico. El 7 de mayo, los trabajadores de la Standard Fruit Company, Castle and Cook, se unieron solidariamente a la huelga con los trabajadores de la United Fruit Company, movilizándose alrededor de 15, 000 trabajadores de la zona de La Ceiba, sede de la Standard. Se constituyó el Comité Central de Huelga el 17 de mayo. La amplia solidaridad mostrada al movimiento de los trabajadores bananeros despertó muestras de apoyo militante de todo el pueblo de Honduras, más de 35, 000 trabajadores se movilizaron a nivel nacional en solidaridad. El país experimentó una verdadera conmoción espiritual y humana al volcarse todos los sectores, estudiantes, comerciantes, artesanos y mujeres. Hubo adhesiones de solidaridad internacional. Después de muchos días de jornadas de negociación y el patrocinio de la Comisión Mediadora del Estado, el 8 de julio de 1954 se firmó el convenio definitivo.

CONSECUENCIAS DE LA HUELGA DE 1954

En lo Económico:

Pérdidas millonarias en la producción bananera, en salarios no devengados por los obreros en huelga e ingresos fiscales no percibidos por el Estado. A esto hay que agregar, la disminución de la exportación de plata por el cierre de la mina de San Juancito. El trabajador que laboraba en las compañías bananeras se vio afectado por la pérdida masiva del empleo, avalada legalmente por dos de las cláusulas del convenio firmado. El uso cada vez más generalizado del trabajo por contrato y la creciente mecanización del proceso productivo fueron los mecanismos que permitieron la separación masiva de trabajadores y la apertura de negocios privados en las zonas de influencia de las compañías bananeras.

En lo Laboral:

Contribuyó al surgimiento y a la consolidación del sindicalismo legal en Honduras; así como al reconocimiento del derecho de asociación sindical. Se impulsó la creación de varios sindicatos en las instalaciones de la Tela Railroad Company y contribuyó a montar las bases de una expansión acelerada de la sindicalización en el país y la promoción de los derechos de los trabajadores. Fortaleció las organizaciones sindicales al integrarse las Federaciones de Sindicatos de bases o industria para representar los intereses económicos y sociales de los trabajadores.

En lo Institucional:

Se creó el Ministerio del Trabajo, Asistencia Social y Clase Media, como el órgano estatal encargado de contribuir a la emisión y supervisión de un conjunto de leyes sociales que culminaron con la promulgación del Código del Trabajo en 1959.

Documento de Peticiones del Movimiento Huelguístico (1954)

©2006 Zeyfer Sistemas de Información Cultural