Inicio        Símbolos Nacionales       Héroes y Próceres     InvesTIGO         Arte        Contactos
 

 

 

 

 
 

Marco Aurelio Soto

Justo Rufino Barrios

Miguel García Granados

Ramón Rosa

Ramón Rosa y Familia

Álvaro Contreras

Marco Aurelio Soto

Marco Aurelio Soto y Familia

Marco Aurelio admira a Marco Aurelio

Soto cuando trabajó con el gobierno guatemalteco

 
 
 

 

 
 
 
 



 

 

La Reforma Liberal

Los cambios económicos que se dieron en los países del Atlántico Norte, provocaron en América Latina el surgimiento de gobiernos reformadores. Las medidas adoptadas para éstos tenían como objetivos: consolidar una economía de exportación que les permitiera vincularse al mercado mundial y al unificación de los Estados Nacionales.

La Reforma Liberal en Centro América se inicia en la década de 1870, su principal promotor fue Justo Rufino Barrios de Guatemala. El liberalismo guatemalteco extendió su influencia a todos los países de la región, teniendo especial éxito en Guatemala y El Salvador.

Sus antecedentes se encuentran en el conjunto de medidas implementadas, por vez primera en América Española, por Francisco Morazán, Mariano Gálvez, y aquellos que conformaron la primera generación liberal del istmo centroamericano: libertad de cultos, educación popular, separación Iglesia-Estado, fomento a la inmigración entre otras iniciativas.

Marco Aurelio Soto, con la eficaz colaboración de Ramón Rosa (1848-1893), decretó la primera legislación republicana que reemplazó a la española: Códigos de Comercio, Civil, Instrucción Pública, Minería, Penal; reapertura de la Universidad; inauguración del Hospital General, de la Biblioteca y Archivo Nacional, establecimiento del sistema educativo en sus tres niveles primario, secundario y superior; fundación de la Dirección General de Estadística y la Casa de Moneda, construcción de las primeras líneas telegráficas; apertura del Correo Nacional, apertura de una carretera entre la capital y San Lorenzo; fomento de la minería y cultivo del café. Entre 1876-1883. Estos elementos de modernización, entre otros, son los que dan paso en parte en la Conformación del Estado de Honduras.

Esta labor de modernización capitalista fue continuada por sus sucesores: Luis Bográn, en su periodo presidencial entre 1863 al 1872, quien inició el otorgamiento de concesiones a nacionales y extranjeros en la Costa Norte, con el propósito de estimular el desarrollo económico de esa región, poseedora, hasta entonces, de un gran potencial; Policarpo Bonilla en su mandato presidencial de 1884 a 1899, Terencio Sierra, entre 1899 al 1903, Manuel Bonilla, entre 1903 a 1907; todos ellos eran de la idea, que la apertura a la inversión foránea, mediante la concesión de tierras nacionales y exenciones fiscales, sería el eje motor que traería consigo capitales y tecnología generando empleos y otras actividades económicas secundarias bajo control de empresarios nacionales.

La Reforma Liberal en Honduras se inicia con el ascenso al poder de Marco Aurelio Soto, el 27 de agosto de 1876. El Presidente Soto y Ramón Rosa, el Secretario General del gobierno, fueron los principales ideólogos del reformismo liberal en Honduras. La obra comenzada por ellos fue continuada por los gobiernos de: Luis Bográn, Ponciano Leiva, Domingo Vasquez, Policarpo Bonilla, Terencio Sierra, Juan Ángel Arias y Manuel Bonilla.

Los gobiernos de la Reforma Liberal en Honduras emprendieron un amplio programa de medidas con el fin de alcanzar la estabilidad política y vincular al país con el mercado mundial. Entre éstas se pueden destacar las siguientes:

EN LO POLÍTICO:

-Separación Iglesia y Estado.

-Organización y profesionalización del ejército nacional.

-Creación de nuevos departamentos.

-Garantías a derechos individuales.

-Afianzamiento de lazos diplomáticos con países de América y de Europa.

EN LO ECONÓMICO:

-Fomento de la agricultura, a través de leyes.

-Estímulo a la actividad minera.

-Reorganización fiscal y estabilización del sistema monetario.

-Impulso al negocio bananero.

-Construcción de carreteras y caminos.

-Apertura a inversión de capitales extranjeros.

-Construcción de nuevos puertos y establecimiento de líneas de barcos de vapor.

-Establecimiento de instituciones bancarias.

EN LO JURÍDICO:

-Elaboración y reforma de nuevos códigos: civil, de procedimientos, de comercio, . penal, militar y de aduanas.

-Constituciones más armónicas con la época.

LO EDUCATIVO:

-Nuevas leyes de educación.

-Educación primaria laica, gratuita y obligatoria.

-Formación de cuadros técnicos.

-Impulso de las estadísticas.

-Formación de Maestros Profesionales, trayendo profesores de Guatemala y Cuba.

Puerto de Amapala

Antonio R. Vallejo Código Civil Decretos Legisltivos
Marco Aurelio Soto en su vejez Marco Aurelio y su esposa Casa de Ramón Rosa Tegucigalpa 1880

1.      La Reforma Liberal (causas, elementos antes y después de la reforma y porque la reforma quedo inconclusa)

 

La reforma liberal impulsada por Benito Juárez en México, tuvo una gran influencia en Centroamérica.  En Guatemala, la reforma empezó en 1871, con el gobierno de Miguel García Granados.  Fue continuada con Justo Rufino Barrios. Las personas que figuraron en la reforma liberal de Honduras fueron Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa y esta fue iniciada en 1876, en la fecha 20 de mayo de 1877 toma posesión de la presidencia de la república Marco Aurelio Soto.  Desde 1876, se determinaron propósitos, se tomaron las siguientes medidas.

Propositos

Medidas

1.      Modernizar la economía.  Emisión de nuevos códigos, aperturas a las inversiones extranjeras en la minería y en la agricultura.

2.      Incorporar el cultivo del café como rubro de exportación.  Desde los años 50, este cultivo permitió a otros países centroamericanos vincularse en forma efectiva al mercado mundial y favorecer a las economías nacionales.  Eran una necesidad para Honduras establecer también este cultivo.

3.      Emisión de leyes.  El respaldo jurídico de las medida reformistas, vendrían a asegurar la centralización del poder y la neutralización de los caudillos locales.

4.      Fomento de la educación.  Ampliación de los servicios educativos para impulsar el desarrollo nacional, sobre una base filosófica y científica que asegure el progreso y la libertad en Honduras.

5.      Limitación de los poderes de la Iglesia.  Cese de los privilegios eclesiásticos, y de la hegemonía ideológica arbitraria de la Iglesia Católica sobre la conciencia de la población en general.

1.      Apertura al capital extranjero.  Se crearon condiciones para atraer la inversión extranjera la que se hizo efectiva en la minería y el cultivo del banano.

2.      Estimulación al cultivo del café.  Se otorgaron tierras y se apoyo el cultivo del café, ya que junto con el banano constituían productos a colocar en el mercado mundial.  Se difundió estos cultivos en los departamentos de: Santa Barbara, Cortés, Comayagua, Olancho, Francisco Morazán, El Paraíso y Choluteca.

3.      Emisión de la constitución de 1880.  Fue la base jurídica de la Reforma Liberal.  En la constitución se plasmaron principios, derechos, prescripciones, leyes y medida progresistas.

4.      Se declaro la educación primaria gratuita, laica y obligatoria.  Para ello se emitió la formación de maestros profesionales.  Asignación de recursos financieros para los programas educativos.  Reforma Educativa.

5.      Separación de la Iglesia del Estado.  Abolición de los diezmos, secularización de los conventos, etc... y asignación de una partida económica para el sostenimiento de la Iglesia.  Libertad de cultos.

La Reforma Liberal emprendió la reorganización política, jurídica y administrativa. La legislación fue renovada totalmente bajo la dirección de grandes juristas como Carlos Alberto Uclés y Adolfo Zuñiga. En 1880 se emitioó una nueva constitución y los códigos civil, penal, de aduanas, de procedimientos, de comercio, de minería y militar, así como la ley de notariado y por primera vez en Honduras la ley de Inmigración. Eran textos legales de escasa originalidad, basados en la legislación chilena y española como modelos; así, por ejemplo, los códigos civil y de minería se adaptan de manera fiel a los textos chilenos de 1855 y 1874 respectivamente;  el código militar al código penal militar italiano de 1869; el código de comercio se inspira en el español de 1829, y el código penal, en el texto español de 1870, que inspiró otros varios códigos iberoamericanos de la época ([1]). Pero, no obstante su falta de originalidad, contribuyeron a modernizar y dar flexibilidad a la arcaica legislación hondureña.

Soto también modernizó los correos, haciendo ingresar a Honduras en la Union Postal Universal UPU, instaló los primeros telégrafos en el país, la lotería y la tipografía nacional. Reorganizó administrativamente el norte de Honduras, estableciendo una organización legal especial para las Islas de la Bahía, y suprimiendo el departamento de La Mosquitia, difícil de gobernar desde Juticalpa, ciudad con la que no poseía comunicación directa, estableciendo, en cambio, en 1882, el departamento de Colón, con capital en Trujillo.

En el terreno político y de orden público, la obra de la Reforma Liberal constituyó un éxito y por primera vez desde la Independencia pudo Honduras gozar de paz y estabilidad, siendo el gobierno universalmente respetado. Bajo Soto se sentaron las bases del futuro desarrollo material de Honduras. La moneda fue definitivamente estabilizada bajo el signo del patrón plata y se inició una activa política de fomento económico cuyos resultados, aunque más modestos que en política, no dejan de ser significativos por el progreso real representado. Se inició la carretera del sur, habilitando como puerto menor a San Lorenzo, dictó la ley de agricultura con el objeto de fomentar el cultivo del café, frutas tropicales en especia banano y coco. Intentó reiniciar las actividades mineras con éxito, comenzándose a explotar por una compañía norteamericana las minas de San Juancito en las proximidades de Tegucigalpa; las finanzas recibieron un impacto favorable de este renacimiento económico; las rentas nacionales se quintuplicaron en menos de siete años, superando el millón de pesos sin necesidad de aumentar aranceles o crear nuevos impuestos, que el muy modesto sobre la exportación de plata. Sentó las bases del sistema bancario hondureño establecidas por decreto de 2 de febrero de 1882, dejó una hacienda pública saneada y una economía en expansión.

También inicio la reforma cultural al organizar el Archivo Nacional y se creó la Biblioteca Nacional inaugurada el 27 de agosto de 1880; se promulgó en 1882 el primer Código de Educación Pública obra de Ramón Rosa y se reorganizó la Universidad, creando, junto a la ya existente Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas otras dos: la de Ciencias y la de Medicina y Farmacia ([2]), lo que conllevó a la creación de la Escuela de Medicina y el Hospital General. La Reforma estableció dos nuevos centros de enseñanza superior que tuvieron vida efímera: la Universidad de Occidente, en Santa Rosa de Copán, creada en 1877 y desaparecida en 1884; y la Escuela de Derecho de Comayagua que funcionó entre 1892 y 1904; igual se creó el primer colegio de enseñanza superior para mujeres.

La reforma quedo inconclusa debido a las siguientes causas:

q  La inexistencia de un sector social política y económicamente consolidado para emprender los cambios, limito en gran medida los alcances de la Reforma.

q  La consolidación de una clase terrateniente burguesa al impulsar que grandes cantidades de tierra las tuvieran aquellos que tuvieran el capital para invertir en ellas.

q  Los abusos del capital extranjero

q  La complicidad de algunos presidentes que tuvieron una pobre apreciación de su Nación, de su Pueblo; y un escaso patriotismo.

q  Incapacidad de organizar el trabajo productivo de la población y el aprovechamiento racional de los recursos naturales, estos dirigentes, dejaron una pobre imagen personal.

q  Se dio intervención extranjera en los momentos de crisis creando una sociedad dependiente no solo económica sino también políticamente: se busca que terceros resuelvan los problemas internos de Honduras.

q  Generó el esquema de Presidencialismo: el hecho de que el presidente no representa la nación sino que EL es la nación, lo que provoca que si se está en contra del presidente se está en contra de la nación.

Por lo general los presidentes producto de la Reforma se caracterizan por poner primero sus intereses personales por encima de todo y a costa del bien común presentándolos como la solución a los problemas del país, en esta medida justificaron el tiempo que debieran permanecer en el poder, por el carácter mesiánico con que se presentaban ante sus gobernados, aunque en realidad, eran incapaces de dominar los acontecimientos que se producían en su entorno por lo que se volvían un mero observador en espera de que se solucionaran por sí mismos. El carácter terrateniente de estos gobernantes se nota en el hecho de que se comportaban como mandamases en la gran hacienda Honduras.

Por si fuera apoco, la Reforma se presentó ante Honduras como un régimen de orden y todo lo que hubiera existido antes era la anarquía y en consecuencia enemiga de la reforma, los esquemas educativos interiorizaron esta condición provocando entonces que el ciudadano en formación viera las cosas desde el punto de vista antagónico para resolver problemas; de allí la facilidad de que el hondureño posteriormente solo identificará a quienes están a favor y si no está a favor está en contra, creando aparte de un antagonista intelectual un enemigo en aquellos que no ven las cosas de la misma manera. El sistema educativo era básico para tener derecho al voto (lo que se llama voto selectivo) nadie que no hubiera cursado la educación primaria podía votar, pero lamentablemente fue el vehículo por el cuál el ciudadano producto de la Reforma Liberal también quedó inconcluso: ese ciudadano que Honduras necesitaba quedo limitado a un universo de amigos y enemigos por conveniencia, podían pelear juntos en una montonera pero a la siguiente podían pelear uno contra el otro y así sucesivamente.

Lo más grave es que no se produjo un ciudadano con sentimiento nacional y dignidad propia sino un ciudadano con doble moral y personalidad pragmática; que desestima los valores religiosos en política ya que, lo que es moralmente incorrecto en religión no necesariamente debe serlo en política;  la moral a nivel familiar poco o nada tiene que ver con las relaciones sociales, ambas se plantean con sus propias normas morales por lo que no le interesa ser honesto, solidario o justo. No reflexiona pero si hace uso de una antiquísima paciencia para tolerar las cosas, lo que en consecuencia, provoca una ausencia de un mismo espacio referencial de proyectos y metas comunes, por ello su incapacidad de identificarse colectivamente lo que le promueve el no integrarse en ningún momento a la nación.

Toda la dirigencia política de finales de siglo XIX imbuidos en el proceso reformador, carecieron de la voluntad e interés necesario para crear una comunidad nacional debido a la anarquía política reinante, a la debilidad gubernamental (altamente centralista)  imposibilitada de imponer autoridad para el cobro de tasas impositivas o de un ejército nacional por sobre los distintos caudillos terratenientes y sus ejércitos privados. Esto provocó inclusive movimientos separatistas de algunos departamentos de Honduras como el caso de Texiguat en 1843 y 1844, o de Olancho en 1860. No logró entonces, erigirse una autoridad central fuerte y estable como para construir un Estado-Nación.

Para intentar reparar esta deficiencia, los liberales reformadores (que estaban más preocupados en el liberalismo teórico y no práctico) intentaron eliminar los localismos a través de una agresiva campaña que promoviera un discurso nacional que rondó entre el unionismo y la necesidad de nación. A juicio del antropólogo Oscar Rápalo “se inicia así una agresiva reconstrucción del pasado, una historia oficial por medio de varios personajes destacados y su conversión en héroes y próceres” ([3]). De esta manera una serie de personajes emparentados se maquillan en una idea confusa de creadores de una nación creando con ello un contexto erróneo de la realidad histórica. Los seleccionados: José Cecilio Díaz del Valle, Dionisio de la Trinidad de Herrera Díaz del Valle, Francisco Morazán, José Trinidad Cabañas y José Sahagún de la Trinidad Reyes ([4]). Estatuas de ellos se develizaron en los principales parques de Tegucigalpa en 1882. Se institucionalizó un culto secular a estos próceres, lo que los convierte en referentes simbólicos de la nacionalidad y el ciudadano hondureño; esto por medio de los libros de texto escolares y los llamados rituales educativos como desfiles, actos cívicos y otros. Hay que recordar que según Aguado y Portal “estos rituales escolares son elementos importantes en el proceso de socialización del niño, ya que recrean valores sociales y norman la conducta individual y colectiva y sobre todo son un medio creador de identidades sociales” ([5]).

De esta manera, los reformadores excluyeron de la elaboración de la identidad nacional de manera casi completa las raíces indígenas y negras de nacionalidad, consolidándola por medio de una historia que jerarquizó y valorizó lo mestizo sobre los dos anteriores. Parte de una enmienda al error puede verse más adelante en la historia en tres hechos tangibles: uno, la mayanización de Honduras, muy comentada por Darío Euraque, quien afirma que “esta visión se reforzó a partir de los años 50 ya que los intelectuales hondureños se afiliaron a la teoría formulada por el nuncio apostólico Federico Lunardi según la cuál toda Honduras era de origen Maya borrando de esta manera de la historia oficial a los demás grupos indígenas y negando la presencia negra-garífuna existente en el país…” ([6]). Dos, la inclusión en el panteón de héroes nacionales de la figura de Lempira, con un pésimo planteamiento histórico corregido muchos años después mediante una investigación seria del Dr. Mario Felipe Martínez; y tres, la designación de la moneda nacional con la denominación del indígena, lo que se oficializó mediante Decreto No. 102 del 3 de Abril de 1926, aunque los billetes con su imagen comenzarán a circular hasta 1931.

Las reformas de Soto, fueron continuadas por: Luis Bográn, Ponciano Leiva, Domingo Vásquez, Policarpo Bonilla, Terencio  Sierra, Juan Arias, Manuel Bonilla y Celeo Arias.  La Reforma tuvo grandes logros materiales pero falló en su proyecto de construcción del ciudadano hondureño y por ende en la construcción de la Nación, esto explica porque a partir de 1903, el país se sumió en montoneras (mal llamadas guerras civiles) propiciadas por caudillos que fueron el legado inmediato de la Reforma Liberal


Fuentes:

[1] Vid. Williams Stokes, Honduras, an area study in government, pags. 107 ss., Nueva York, 1950.

[2] Mariñas Otero, Luis, “El médico español Ramirez Fontecha rector de la Universidad de Tegucigalpa”, en la Revista Cirugía, Madrid, núm. 21, mayo-septiembre, 1959.

[3] Rápalo Flores, Oscar, Identidad, símbolos nacionales y memoria colectiva, Revista Yaxkin, volumen XXIII, No.1, IHAH, 2001, pag.137

[4] José Cecilio del Valle era primo hermano de Dionisio de Herrera, quién a su vez era tío político de Francisco Morazán por estar casado con Micaela Quezada, hermana de Guadalupe Quezada, madre del prócer centroamericano.

[5] Rápalo Flores, Oscar, Op. Cit., pag.139

 

[6] Euraque, Darío, Antropólogos, arqueólogos, imperialismo y mayanización de Honduras 1890-1940, Revista de Historia, 45, 2002, pag. 73.

 

©2006 Zeyfer Sistemas de Información Cultural