Inicio        Símbolos Nacionales       Héroes y Próceres     InvesTIGO         Arte        Contactos
 

 

 

 

 
 
 
 

 

 
 
 
 



 

 

Sitios Arqueológicos en Honduras

El sitio arqueológico mas viejo en Honduras es la Cueva de Gigante en el Departamento de La Paz. Fue descubierto por George Hasemann. La cueva tiene larga secuencia de ocupación, desde 11,500 A. C. y tiene buena preservación.

Los arqueólogos han encontrado mazorcas de maíz domesticado en contextos pre-cerámico.
Aun que hay indicios por presencia de polen de maíz en columnas de los sedimentos en el Lago de Yojoa cerca de 2400 A.C. que debe indicar que la gente ya vivía en pueblos, los primeros pueblos que tenemos en Honduras con cerámica empiecen alrededor de 1600 A.C., en el valle de Copan (en Sepulturas), y cerca de San Pedro Sula en el sitio de Puerto Escondido, en Los Naranjos en el Lago de Yojoa, y probablemente en Yarumela también. Un poco más tarde, la gente del Cueva de Talgua, que se habitó alrededor de 1000 A.C.

Los primeros habitantes de lo que hoy es Honduras, y probablemente de Centroamérica, vivieron hacia 9480 años antes de Cristo en "la gruta de El Gigante", 180 km al oeste de Tegucigalpa, informaron arqueólogos este lunes a la AFP.

"Se ha hecho un trabajo con los arqueólogos estadounidenses George Hasemann y Timothy Scheffler y básicamente éste ha llegado a la conclusión que esos son los primeros habitantes que llegaron al territorio hondureño y probablemente a Centroamérica", afirmó el arqueólogo Alejandro Figueroa, del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH).

El funcionario hondureño añadió que Scheffler, miembro del Departamento de Arqueología de la Universidad Estatal de Pensilvania, "llegó en las conclusiones preliminares en su tesis doctoral que la cueva "El Gigante" fue habitada en el año 9480".

La caverna fue explorada por Hasemann en 1994 y había estimado que probablemente había sido habitada hacia 14000 y 19000 años antes de Cristo, pero Scheffler –quien actualmente está en Hawai– profundizó en las investigaciones hasta ubicar el asentamiento en el 9480.

"El refugio rocoso "El Gigante" se encuentra en el sudeste de Honduras, cerca del pueblo de Marcala (...). Se formó en un acantilado de roca volcánica como consecuencia del agua que fue deslavando la roca sólida", anota la tesis de Scheffler.

Los investigadores encontraron en la gruta restos milenarios de fibras de textiles, cuerdas y cestería, una concha de caracol, implementos de hueso, trozos de artefactos de piedra trabajada, puntas de proyectiles usados para la cacería, y de alimentos, como mazorcas de maíz, frutas y vegetales, así como pintura rupestre.

"Aunque tal vez los cultivos de granos y hortalizas no se hayan adoptado en forma temprana, parece estar claro que algunos árboles útiles (ciruelos, aguacates y zapotes, por lo menos) y tal vez algunas plantas suculentas (como el maguey), sí lo fueron, aunque la mayoría de ellas nunca fue domesticada", según el estudio de Scheffler.

El investigador en su tesis establece también que "la fauna que existía en el lugar, además de la ciruela y el maguey, los árboles frutales y el aguacate, fueron el sustento de la población durante miles de años".


Según Scheffler, las paredes de "El Gigante" están cubiertas por numerosas pictografías y durante el reconocimiento se hallaron varios otros sitios de arte rupestre.

El paredes de "El Gigante" y otros sitios de la zona se observan dos tipos de imágenes: unas manos y una forma que se asemeja a un ganso o un cisne. La mano es un ícono común que se encuentra distribuido en Sur, Centro y Norteamérica y también es un tema común en Australia y Europa.

Sin embargo, los cisnes presentan una manifestación simbólica local interesante. La iconografía, de hecho puede estar relacionada con su modelo de asentamiento de subsistencia. En forma muy parecida a las pinturas del Paleolítico en Francia, en lugares como Lascaux, Chauvet y Altamira (España), estos cazadores dibujaron las presas que les resultaban familiares y las que veneraban.

"Se sabe que hay aves migratorias que pasan volando sobre Honduras; una de las ventajas de ocupar esta región puede haber sido la presencia, en ciertas épocas del año, de una importante cantidad de aves acuáticas", establece el experto.

Figueroa informó que el IHAH pedirá al Fondo de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco) que declare el sitio como patrimonio cultural de la humanidad y sostuvo que junto con la alcaldía tienen planes de desarrollar un proyecto turístico en la zona.

Definimos un sitio arqueológico, como un área determinada en donde se encuentran restos materiales de una cultura propia de un grupo humano que habitó en un tiempo definido.

 

 

©2006 Zeyfer Sistemas de Información Cultural